El Belén del Sanatorio Marítimo se inició en 1945, año en que esta institución comenzó a prestar sus servicios a la población infantil afectada de poliomielitis. En la sala donde permanecían hospitalizados los niños se instalaba un sencillo Belén, para que los pacientes, sus familiares y los colaboradores del Sanatorio pudieran contemplar las escenas del Nacimiento. Ante la afluencia de visitantes fue necesario trasladar el Belén a otras dependencias, aumentando su extensión y facilitando las visitas.

Nuestro Belén se fue consolidando año tras año, hasta convertirse en uno de los elementos más característicos de la Navidad en la ciudad de Gijón. En él se exponían valiosas figuras y reproducciones a escala de la arquitectura asturiana.

Con la incorporación del Hno. Efrén Suárez a la comunidad de Hermanos de San Juan de Dios, el Belén recibió un nuevo y decisivo impulso. Este hermano, con una gran creatividad y capacidad de trabajo, consiguió realizar un Belén costumbrista de enormes dimensiones, en el que se reproducían con detalle paisajes y monumentos asturianos, con muchas figuras en movimiento realizadas de forma totalmente artesanal.

En el año 1999 se proyecta un nuevo Belén, cambiando la ubicación y el estilo. Después de un exhaustivo trabajo de documentación se realiza un Nacimiento con una clara inspiración bíblica, tanto en los paisajes como en las escenas, personajes y formas de vida que reproduce, cuidando con esmero hasta los más pequeños detalles. Renovado parcialmente cada año, este es el Belén que actualmente puede visitarse en el Sanatorio Marítimo.